Cuidados del sistema cardiovascular

¿Qué es el sistema cardiovascular?

El sistema cardiovascular está compuesto por el corazón y los vasos sanguíneos, los cuales son los responsables de suplir las necesidades de los tejidos corporales. Este se encarga de bombear, transportar y distribuir la sangre por todo el organismo.

Entre sus principales funciones está transportar oxígeno desde los pulmones a todos los tejidos del cuerpo, transportar dióxido de carbono desde los tejidos a los pulmones para realizar el intercambio gaseoso, ayudar a combatir infecciones por medio de los glóbulos blancos, suministrar nutrientes provenientes de la alimentación a todas las células del cuerpo y ayudar a coagular la sangre para detener sangrados o hemorragias.

Este sistema es vital en nuestro organismo, por lo tanto, debemos cuidar de él para prevenir enfermedades que alteren su funcionamiento.

Factores de riesgo cardiovascular

Las enfermedades cardiovasculares se pueden manifestar de distintas maneras, entre ellas, la presión alta, la enfermedad valvular, la enfermedad arterial coronaria, arritmias cardiacas o un accidente cerebrovascular.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades cardiovasculares causan el fallecimiento de más de 17 millones de personas en el mundo cada año.

Entre los principales factores de riesgo están el colesterol elevado, la hipertensión, la diabetes, el tabaquismo y la obesidad y el sobrepeso.

Cuidados básicos

  • Manejar el estrés.
  • Evitar el hábito del fumado.
  • Descanso reparador.
  • Realizar actividad física.
  • Tener una alimentación balanceada.

En el mercado podemos encontrar suplementos que funcionan como apoyo a los cuidados básicos anteriormente mencionados, estos nos ayudarán a mejorar nuestra salud cardiovascular.

El Omega 369 es un producto a base de aceite de linaza que ayuda a disminuir la cantidad de grasas en sangre, por lo que protege el corazón y evita la acumulación de grasas en las arterias, ayuda a disminuir la presión y evita la formación de coágulos y trombos.

Las cápsulas de ajo ayudan a disminuir la grasa en sangre y es también un antitrombótico, pero además de eso, colabora con la eliminación de hongos, bacterias y virus e incluso limpia y protege el hígado.

El Omega 3 es un producto a base de aceite de salmón, el cual se puede utilizar para disminuir los niveles de triglicéridos, como antiinflamatorio, como antitrombótico, y adicional a esto, ayuda al sistema inmune.

¡Te invitamos a probar estos productos y a no dejar tu salud cardiovascular para después!